...y que tus objetos no te posean a ti

Existen cierto tipo de objetos que están sobre expuestos al daño y/o al hurto y su posible perdida nos oscasionaría un dolor de cabeza por su utilidad y por su valor.
Un claro ejemplo es el del celular que nos acompaña a trabajar, a tomar un colectivo, a un café o a cualquier lugar. Por otro lado los celulares nuevos son muy delicados a golpes y humedad, además su batería dura mucho menos debido a sus enormes pantallas y excesivas funciones.

Mi celular es un Nokia 1110 (modelo económico no atractivo para los hurta teléfonos) y a sufrido las siguientes agresiones:
- 47 caídas desde 1,2mts (desde el bolsillo de mi campera)
- se deslizo dentro de un inodoro (por suerte luego de tirar la cadena)
- fue mordido por un cachorro doberman de dientes filosos
- lo metí en el lavarropas con un pantalón

El robusto artefacto aún me sigue brindando un excelente servicio y lo mejor de todo es que si el día de mañana dejara de funcionar poca sería mi preocupación al respecto. Simplemente sería reemplazado por otro de su misma calaña: cumpliendo con mis básicas exigencias técnicas y con el menor valor del mercado.

Escuchemos el testimonio de uno de nuestros lectores:
"tenía un celular ultimo modelo de un valor aproximado de $1700- Estaba todo el día cuidándolo y pendiente de que nada le pasara. Finalmente una tarde lluviosa resbale en la acera y mi móvil se deslizo a la calle, las corrientes del desagüe lo arrastraron y lo vi desaparecer en las alcantarillas. Aún no logro reponerme de la pérdida"

Esta es la clave: exigencias funcionales mínimas y el menor valor. El resultado es que antes su eventual pérdida reduciremos las molestias a su mínima expresión.

Este mismo principio puede aplicarse a otros objetos de alta exposición como un stereo, un par de anteojos, un reloj pulsera, etc.

Siguiendo estos sencillos consejos podrás llevar una vida más plena y feliz sin darle importancia a frivolidades como las que comentamos en blogs como éste.

Un blog real sobre la ficción mundial

La respuesta a todas tus preguntas
Google
 

Subscribete!!

Ingresa tu e-mail:

ADVERTENCIA

Esta pagina es privada y si llegaste aquí es porque ese era tu destino. Además no está de más decir que "elinformante" no se hace cargo de los contenidos que en general son de libre reproducción y como ésta figura jurídica casi no tiene fines de lucro da igual. Yo aconsejo no tomarse ningúna de las notas en serío, por favor investiguen donde puedan antes de dar cualquier cosa como cierta. Si leíste esto y estas interesado en hacer una donación manda un mail a elinformantenews@gmail.com con el título "donación" gustosamente aceptamos todo tipo de bienes materiales y esprituales. "Elinformante" si bien posee una leve inclinación católica romana no esta comprometido con ningúna religión ni (actualmente) a ningún partido político. En caso de ofenderse por algún tipo de comentario puede usted agregar sus observaciones al pie de cada nota en la pagina oficial que vendría a ser http://elinformantenews.blogspot.com ahi también puede enviar directamente un mensaje al final en la seccion "informes presentados" o sino enviar un mail a elinformantenews@gmail.com con el título "me parece mal" y en el desarrollo las razones pertinentes. "Elinformante" siempre esta interesado en sus lectores y si ellos querrían compartir algo solo deben enviarlo al mail que ya saben y ahí sera publicado generalmente sin censuras, sea el material bueno o malo. Los tiempos de ahora son difíciles y nadie tiene tiempo de hacer nada, la gente se comunica por mail y msn, eso lo hace muy impersonal, pero es que aveces no hay otra manera de hacerlo. Si bien "Elinformante" nació para unir a las personas hoy no estoy muy seguro de cual es su fin, solo se que no quiero que sea una diario personal. Digamos que "elinformante" ideal sería formado por comentarios y notas de todos sus lectores que envian sus inquietudes y sentimientos, esto no lo he logrado nunca ya que como dije antes nadie tiene tiempo de nada y además en general son todos vagos e inexpresivos. Este medio no se hace responsable por su contenido, ya sean crónicas, delcaraciones, fotos o cualquier otro formato digital o no. Los comentarios son responsabilidad de quién los emite. Los personajes incluídos pueden no ser reales y cualquier semejanza con la realidad podría ser mera coincidencia. La lectura indiscriminada de este informe puede producir súbitos cambios de actitud, náuseas y por eso nadie lo debe leer.