Apuntes de fútbol

Cuando un grupo de amigos no enrolados en ningún equipo se reúnen para jugar,
tiene lugar una emocionante ceremonia destinada a establecer quiénes integrarán
los dos bandos. Generalmente dos jugadores se enfrentan en un sorteo o pisada y
luego cada uno de ellos elige alternadamente a sus futuros compañeros. Se supone
que los más diestros serán elegidos en los primeros turnos, quedando para el
final los troncos.
Pocos han reparado en el contenido dramático de estos lances. El hombre que
está esperando ser elegido vive una situación que rara vez se da en la vida.
Sabrá de un modo brutal y exacto en qué medida lo aceptan o rechazan. Sin
eufemismos, conocerá su verdadera posición en el grupo . A lo largo de los años,
muchos futbolistas advertirán su decadencia, conforme su elección sea cada vez
más demorada.
Manuel Mandeb, que casi siempre oficiaba de elector, observó que sus
decisiones no siempre recaían sobre los más hábiles. En un principio se creyó
poseedor de vaya a saber qué sutilezas de orden técnico, que le hacían preferir
compañeros que reunían ciertas cualidades.
Pero un día comprendió que lo que en verdad deseaba, era jugar con sus amigos
más queridos. Por eso elegía a los que estaban más cerca de su corazón, aunque
no fueran tan capaces.
El criterio de Mandeb parece apenas sentimental, pero es también estratégico.
Uno juega mejor con sus amigos. Ellos serán generosos, lo ayudarán, lo
comprenderán, lo alentarán y lo perdonarán. Un equipo de hombres que se respetan
y se quieren es invencible. Y si no lo es, más vale compartir la derrota con los
amigos, que la victoria con los extraños o los indeseables.

Fragmento de "apuntes de futbol en flores" de Alejandro Dolina.

Un blog real sobre la ficción mundial

La respuesta a todas tus preguntas
Google
 

Subscribete!!

Ingresa tu e-mail:

ADVERTENCIA

Esta pagina es privada y si llegaste aquí es porque ese era tu destino. Además no está de más decir que "elinformante" no se hace cargo de los contenidos que en general son de libre reproducción y como ésta figura jurídica casi no tiene fines de lucro da igual. Yo aconsejo no tomarse ningúna de las notas en serío, por favor investiguen donde puedan antes de dar cualquier cosa como cierta. Si leíste esto y estas interesado en hacer una donación manda un mail a elinformantenews@gmail.com con el título "donación" gustosamente aceptamos todo tipo de bienes materiales y esprituales. "Elinformante" si bien posee una leve inclinación católica romana no esta comprometido con ningúna religión ni (actualmente) a ningún partido político. En caso de ofenderse por algún tipo de comentario puede usted agregar sus observaciones al pie de cada nota en la pagina oficial que vendría a ser http://elinformantenews.blogspot.com ahi también puede enviar directamente un mensaje al final en la seccion "informes presentados" o sino enviar un mail a elinformantenews@gmail.com con el título "me parece mal" y en el desarrollo las razones pertinentes. "Elinformante" siempre esta interesado en sus lectores y si ellos querrían compartir algo solo deben enviarlo al mail que ya saben y ahí sera publicado generalmente sin censuras, sea el material bueno o malo. Los tiempos de ahora son difíciles y nadie tiene tiempo de hacer nada, la gente se comunica por mail y msn, eso lo hace muy impersonal, pero es que aveces no hay otra manera de hacerlo. Si bien "Elinformante" nació para unir a las personas hoy no estoy muy seguro de cual es su fin, solo se que no quiero que sea una diario personal. Digamos que "elinformante" ideal sería formado por comentarios y notas de todos sus lectores que envian sus inquietudes y sentimientos, esto no lo he logrado nunca ya que como dije antes nadie tiene tiempo de nada y además en general son todos vagos e inexpresivos. Este medio no se hace responsable por su contenido, ya sean crónicas, delcaraciones, fotos o cualquier otro formato digital o no. Los comentarios son responsabilidad de quién los emite. Los personajes incluídos pueden no ser reales y cualquier semejanza con la realidad podría ser mera coincidencia. La lectura indiscriminada de este informe puede producir súbitos cambios de actitud, náuseas y por eso nadie lo debe leer.