Cuento de Pablo Silva

Presentamos una nueva edición literal, esta vez con interesantes escritos del señor Pablo Silva, escritor contemporáneo marplatense.

Había un hombre menudo, con intereses poco claros, que vivía en el piso catorce de las torres más altas de la ciudad. Tenia una novia hermosa, morocha, alta y de cabellera abundante. Nunca se la presento a nadie porque tenia unos celos rabiosos de su hermoso tesoro. Así la llamaba siempre. Ella recibía con naturalidad la infinidad de halagos amorosos que él le susurraba. Los meses pasaron en la dulce sucesión de días que sorprenden a los enamorados, sumando años libres de malentendidos. Pero no era tan simple. Los regalos de aniversario que el hombre menudo entregaba entusiasmado, con una adoración cada año más cercana al sacrificio, eran ignorados por su novia. Mi diosa personal hace cada vez más evidente la diferencia de altura que nos separa, eso pensaba este hombre de apenas un metro cincuenta, que comenzó a vigilar con celo renovado su metro setenta de femenino desvelo. Ella era suya por el derecho incuestionable que otorga el amor devoto. Se lo repetía mientras la enfocaba con el poderoso telescopio comprado para eliminar el insoportable abismo. Aquella distancia que al principio pareció una tierna anécdota. Ella vivía en la torre gemela a la suya. Piso Quince.
Faltando dos días para el décimo aniversario retiro el presente mas costoso que jamas hizo a nadie. El orfebre estrella de la ciudad no lo era en vano; solo sé mostró algo sorprendido por la dedicatoria por partida doble que le había encargado.
Preparo la cena como de costumbre, lujosa, exótica, compleja, con mucho de su ser interior. Al final, algo mareado por el vino centenario bebido con fruición, saco el regalo del estuche.
Solo un loco puede hacer esto, dijo el marido de la hermosa María Inmaculada, madre de dos lánguidas hijas, herederas de la abundante cabellera que asomaba por la bolsa negra. A su lado el menudo cuerpo de un hombre descansaba sobre el piso refrigerado de una camioneta. La autopsia añadió un detalle curioso: de los cuerpos se extrajeron dos balas Winchester 3.0.3 de plata con la leyenda “¿Quéres casarte conmigo?”.


Pablo Silva.

Un blog real sobre la ficción mundial

La respuesta a todas tus preguntas
Google
 

Subscribete!!

Ingresa tu e-mail:

ADVERTENCIA

Esta pagina es privada y si llegaste aquí es porque ese era tu destino. Además no está de más decir que "elinformante" no se hace cargo de los contenidos que en general son de libre reproducción y como ésta figura jurídica casi no tiene fines de lucro da igual. Yo aconsejo no tomarse ningúna de las notas en serío, por favor investiguen donde puedan antes de dar cualquier cosa como cierta. Si leíste esto y estas interesado en hacer una donación manda un mail a elinformantenews@gmail.com con el título "donación" gustosamente aceptamos todo tipo de bienes materiales y esprituales. "Elinformante" si bien posee una leve inclinación católica romana no esta comprometido con ningúna religión ni (actualmente) a ningún partido político. En caso de ofenderse por algún tipo de comentario puede usted agregar sus observaciones al pie de cada nota en la pagina oficial que vendría a ser http://elinformantenews.blogspot.com ahi también puede enviar directamente un mensaje al final en la seccion "informes presentados" o sino enviar un mail a elinformantenews@gmail.com con el título "me parece mal" y en el desarrollo las razones pertinentes. "Elinformante" siempre esta interesado en sus lectores y si ellos querrían compartir algo solo deben enviarlo al mail que ya saben y ahí sera publicado generalmente sin censuras, sea el material bueno o malo. Los tiempos de ahora son difíciles y nadie tiene tiempo de hacer nada, la gente se comunica por mail y msn, eso lo hace muy impersonal, pero es que aveces no hay otra manera de hacerlo. Si bien "Elinformante" nació para unir a las personas hoy no estoy muy seguro de cual es su fin, solo se que no quiero que sea una diario personal. Digamos que "elinformante" ideal sería formado por comentarios y notas de todos sus lectores que envian sus inquietudes y sentimientos, esto no lo he logrado nunca ya que como dije antes nadie tiene tiempo de nada y además en general son todos vagos e inexpresivos. Este medio no se hace responsable por su contenido, ya sean crónicas, delcaraciones, fotos o cualquier otro formato digital o no. Los comentarios son responsabilidad de quién los emite. Los personajes incluídos pueden no ser reales y cualquier semejanza con la realidad podría ser mera coincidencia. La lectura indiscriminada de este informe puede producir súbitos cambios de actitud, náuseas y por eso nadie lo debe leer.